63-2
Laos

63. A dedo para salir de Laos hasta Vietnam – Laos

COMIENZA LA TRAVESÍA DEL AUTOSTOP

Amanecimos el 6 de Febrero de 2018 en Phonsavan y nos preparamos para realizar nuestro primer viaje a dedo por el sudeste asiático. El objetivo era llegar hasta Vietnam por la menor cantidad de dinero posible ya que no podíamos tomarnos un bus debido a que, por el año nuevo chino, había muchas cosas sin funcionar y en este caso, lo que no funcionaba era el servicio de buses. Entre nuestro hotel y nuestro objetivo en Vietnam había unos 380km que debíamos poder realizar a dedo en un solo día.

63-1Salimos del hotel y llegamos a la ruta principal que pasaba cerca. Allí hicimos nuestras primeras señas y una camioneta que pasaba nos levantó para acercarnos hasta el centro de Phonsavan. El día empezaba bien, no habían pasado ni diez minutos entre una cosa y la otra. Nos bajamos en la zona del mercado nocturno por que allí había una rotonda que muchos autos tomaban para ir por diferentes rutas. Allí nos colocamos y levantamos nuestro cartel que indicaba nuestra siguiente parada: Muang Khan. 20 minutos más tarde, una camioneta de la cruz roja paró y nos preguntó cuál era nuestro objetivo. Le contamos lo que estábamos haciendo y le indicamos que lo que queríamos era que nos acercara gratis hasta allá, que solo nos llevara hacia allí si es que hacia allí se dirigía. Respondió afirmativamente y nos subimos. Una hora y media después llegamos a Muang Khan.

LLEGAMOS A MUANG KHAN

63-2Muang Khan, un pueblo más chico y rural que Phonsavan y en el cual la gente ya no captaba ni media palabra de ingles. Me aventuré a ir hacia la estación de buses para preguntar si había algún bus que nos pudiera llevar hasta Vietnam pero la respuesta fue negativa. Nos paramos en la ruta con nuestro cartel que indicaba nuestro siguiente destino: Nong Het. Este es el pueblo fronterizo con Vietnam y desde este mismo pueblo se accede al cruce de Nam Can para ir al pueblo de este mismo nombre del lado Vietnamita. Y, he aquí un nuevo problema que no habíamos contado: Estábamos realizando todo esto el 6 de Febrero y nosotros teníamos visa para entrar a Vietnam el 7 de Febrero, por lo que si llegábamos a la frontera el mismo 6, íbamos a tener que ver que convencer a los policías fronterizos que nos dejen pasar un día antes. Pero bueno, ya veríamos al momento de llegar a la frontera.

64-4Estuvimos una hora parados en Muang Khan esperando que alguien nos levantara para llevarnos a Nong Het. Pasó un camión pequeño con caja abierta atrás y le explicamos nuestra situación en inglés. El señor no entendía mucho ingles pero de una manera u otra parece que nos hicimos entender y nos indicó que subamos a la camioneta y eso hicimos. Ya estábamos en viaje hacia Nong Het cuando a mitad de camino el señor frenó para hacer pis en medio de la ruta y luego vino hacia atrás, con nosotros para sacarse unas selfies. !Todo parecía super buena onda! Seguimos viaje hasta llegar a destino. Una vez allí, el señor se acercó a nosotros y comenzamos a despedirnos, cuando el señor sacó una libreta y escribió en ella ¨400.000¨. Enseguida entendimos que la comunicación entre nosotros no fue tan clara ya que nosotros pretendíamos viajar sin pagar y subiéndonos a a camioneta que sabíamos que iría hacia el lugar que iríamos sin generarle ningún costo extra. De la mejor manera que pudimos, intentamos explicarle esto al señor y nos alejamos del lugar caminando. Tal como veníamos pensando, no lo pagamos.

TODOS LOS QUE NOS LEVANTAN NOS QUIEREN COBRAR

63-3El pueblo en el que nos había dejado el camión era medio fantasma, la gente medio rara nos miraban con caras de no ser bienvenidos aquí. Nos fuimos hasta el otro extremo del pueblo y sacamos nuestro cartel que decía: ¨Frontera¨. Teníamos que llegar como sea hasta la frontera ya que no íbamos a poder quedarnos en este pueblo fantasma. A los 10 minutos de comenzar con la actividad de hacer dedo frenó una camioneta que nos dijo que por 100.000 KIP (en total) nos llevaría hasta la frontera. Accedimos y nos subimos para alejarnos de allí.

DURMIENDO EN LA FRONTERA

63-5Finalmente llegamos hasta la frontera hasta el, tan ansiado, cruce de Nam Can. En la frontera no hay, literalmente, nada. No hay hoteles, no hay casas, no hay lugares de venta de comida, no hay nada de nada de nada. Pero bueno, la idea no era quedarnos aquí. Nos acercamos a los policías laosianos y les explicamos toda nuestra situación. Uno de ellos accedió a llevarme hacia el lado Vietnamita para preguntarle a los policías de allí si podíamos cruzar un día antes de lo que decía nuestra visa. Luego de que hablaran ellos dos unos 10 minutos, el policía vietnamita que parecía un hombre de carácter muy duro, lo confirmó. Dijo que no, 63-6que tendríamos que esperar hasta mañana para cruzar. Al volver, les conté lo sucedido a los chicos y no sabíamos muy bien que hacer. Para comer teníamos algunas galletitas, teníamos algunas botellitas de agua para tomar algo. Los policías de Laos nos vieron en esta situación vulnerable y nos ofrecieron acomodarnos en una de las oficinas de la frontera, entramos a verla. Una habitación completamente llena de polvo y telas de araña. No teníamos muchas mas opciones, agradecimos y ocupamos dicha oficina. Les pedimos unas escobas para barrer y limpiar un poco la suciedad, tiramos unas mantas en el piso, acomodamos las mochilas y en unos breves minutos ya teníamos armadas nuestras camas para dormir en la frontera entre Laos y Vietnam. A las 7:30 de la mañana volvían a entrar en actividad ambos lados fronterizos e íbamos a poder cruzar.

A FESTEJAR EL AÑO CON LOS LAOSIANOS

63-7Como ya saben bien, estábamos en época de año nuevo chino y los policías a la hora del cierre de la frontera se pusieron a festejar. Abrieron unas cervezas y sacaron algunos bocadillos de arroz con pollo para comer algo y vinieron a invitarnos, obviamente dijimos que sí. Ni Belu ni yo pudimos comer muy bien ya que la comida estaba invadida por el pollo por todos lados así que nos dedicamos a emborracharnos con algunas cervezas mientras los demás comían 63-8algunos bocadillos. A los chicos de ElMundoXDentro no les gusta la cerveza así que tampoco es que pudieron tomar mucho. De todas maneras, disfrutamos mucho del momento rarísimo por el que estábamos pasando. Jamas en nuestras vidas hubiésemos imaginado que podríamos estar festejando año nuevo chino junto a unos policías laosianos en la frontera con Vietnam… Pero bueno, estas son las sorpresas que te da la vida estando de viaje y a ella nos entregamos. Una vez finalizado el festejo, los policías se despidieron y se fueron a la casa fronteriza donde dormían todos juntos y nosotros nos acostamos en nuestra oficina, sobre nuestras mantas en el piso para dormir y antes de dormir, nos miramos una película española ¨Torrente 3¨. Ya nada podía ser mas bizarro que eso y si no vieron la película, entonces no van a poder saber de que hablo.

Pasamos la noche con mucho frío y poco abrigo pero por suerte, por la mañana, pudimos pedir un poco de agua caliente para tomarnos unos cafecitos que no habíamos llevado del hotel de Phonsavan. A las 7:45 estábamos cruzando la frontera hacia Vietnam y tanto Gastón como Yo teníamos planeado cruzar con nuestros pasaportes europeos (él tenía el pasaporte italiano y yo el español). En la frontera nos miraron con cara rara ya que entramos a Laos con el argentinos y salimos con el argentinos entonces no entendían cómo era que estábamos entrando al país con otro pasaporte. Nos hicieron algunas preguntas pero pudimos avanzar y acceder a nuestra visa libre por 15 días sin ningún problema por ser europeos. Las chicas, Belu y Barbi, con su pasaporte Argentino tuvieron que pagar la visa online, que es por 1 mes.

LLEGAMOS A VINH, PAGANDO

Una vez del lado Vietnamita hicimos dedo para que nos levantaran y nos llevaran hacia Muong Xen. A los pocos minutos, un camión abierto, igual al último que nos habíamos tomado nos levantó y nos llevó. Otra vez el mal entendido. Al bajarnos, el señor nos quiso cobrar una suma exorbitante para la distancia que habíamos recorrido y una vez mas nos negamos y nos alejamos caminando del lugar lentamente. En Muong Xen nos enteramos que había una camioneta que nos podía acercar hasta Vinh por USD 5. Ya cansados de los malos entendidos, decidimos entre todos pagar esta suma y tomarnos la camioneta hacia Vinh. Y así fue que con un poco de música vietnamita y aire acondicionado, llegamos hasta esta ciudad de Vietnam. Esa misma noche nos acercamos hasta le estación de trenes y obtuvimos el boleto para partir hacia Ha Noi bien temprano por la mañana.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: