58-2
Laos

58. El Show de los Monjes de Luang Prabang – Laos

CLAVE: HOTEL CENTRICO EN LUANG PRABANG

58-1Llegamos a nuestro hotel ya entrada la tarde. El nombre del hotel era Y NOT LAOS y lo habíamos sacado a través de BOOKING. Cómo estábamos con los chicos, empezamos a usar nuevos códigos de descuento de BOOKING para que nos descontaran USD 15 por cada reserva de USD 30 o más, que hiciéramos. Nos fijamos en este hotel porque era céntrico y, dentro de los precios que habíamos visto, era el que nos quedaba más barato. Con el descuento terminamos pagando USD 2,50 cada uno por noche en una habitación compartida de 14 camas y un baño compartido. Como dije, llegamos ya entrada la tarde y una vez que nos acomodamos en el hotel, ya era de noche. Salimos a buscar algo para comer y a tan solo unas cuadras teníamos una feria nocturna que se realizaba todas las noches en Luang Prabang. En esta feria se puede encontrar todo tipo de cosas para comprar y, sobre todo, comida a muy buen precio.

LA CEREMONIA DE LAS ALMAS

58-2Comimos y nos fuimos a dormir temprano. En Luang Prabang se da una situación que suele darse en muchos otros lugares donde viven monjes budistas pero en esta ciudad se popularizó mucho al punto de hacerse una de las principales atracciones turísticas del lugar. Alrededor de las 5:00am los monjes que viven en los templos budista de Luang Prabang, salen a caminar por las calles de de la ciudad, formados en largas filas, para recolectar comida y donaciones de las personas. A este acontecimiento se lo denomina ¨Ceremonia de las Almas¨. Obviamente, estando en la ciudad, esto no nos lo íbamos a perder. Nos despertamos a las 4:30am, nos cambiamos y salimos a la calle, empezamos a caminar con dirección a la calle donde se realiza la feria nocturna ya que allí se encuentra uno de los principales templos de la ciudad, además de que es una de las calles principales. Apenas salimos del hotel, ya pudimos ver a los primeros monjes caminando en fila por las calles. La gente, en las puertas de las casas y las veredas, recibe uno por uno a cada uno de los monjes de las filas y les entrega la donación que tienen a mano. Puede ser arroz, fideos, pan, dinero. Lo que se les ocurra que puede serles de utilidad a los monjes.

58-3Llegamos a la calle principal y nos encontramos con toda la puesta en escena preparada. Hay algunos hoteles en los alrededores de esta calle que le venden a sus huéspedes la actividad. Los hoteles sacan a la calle algunos banquitos para que sus vistas tomen asiento allí, les dan un plato con comida y los acomodan delante del hotel. Luego, los monjes van pasando frente a ellos y así pueden realizar la donación y participar de esta ceremonia. Además, hay vendedores ambulantes que le venden a cualquiera que lo necesite, ofrendas para donarles a los monjes. Es impresionante la cantidad de gente que hay en los alrededores, a esta hora, esperando ver este acontecimiento. Algo sobre la situación que NO ESTA BUENO es que toda la gente se agolpa para tomarle fotos a los monjes, para obtener la mejor fotografía y ellos están llevando a cabo su vida normal. La verdad es que no está bueno que venga una persona de otro país y les meta una cámara de fotos gigante en medio de la cara, solamente para obtener la mejor fotografía. Me parece fundamental que en estos casos, lo que prevalezca, sea el respeto hacia los monjes.

EL FRANCES BORRACHO

58-4Terminada la ceremonia, nos fuimos a dar una vuelta por el mercado matutino de Luang Prabang, que se da muy cerca de la calle principal. Aquí venden verdura, carnes y hasta hemos visto que vendían pequeños murciélagos muertos (No nos sacamos la duda de para que los usan…). Es un mercadito al que vienen todos los comerciantes para comprar las cosas frescas para usar durante el día. Y hecho esto, regresamos al hotel para seguir durmiendo un rato mas, antes de levantarnos a desayunar. Unos minutos antes de que nos sonaran las alarmas, apareció un francés en el cuarto haciendo un poco de barullo y se subió a una de las camas de arriba. Detrás de él, ingresaron dos policias laosianos que se lo querían llevar de los pelos y el francés se negaba a bajar de la cama. Entró el recepcionista del hotel, diciendo que este chico no se hospedaba en el hotel, que lo echaran. La 58-5cuestión fue que (por lo que nos contaron) este francés se había metido dentro de un templo budista y lo habían encontrado durmiendo totalmente ebrio adentro del templo (y esto es una ofensa). Los policías lo despertaron y lo acompañaron hasta nuestro hostel (que no era su hostel) para que el francés le diera su pasaporte. El francés entro y se atrincheró en la cama de arriba y les negaba el pasaporte una y otra vez, en un estado de ebriedad considerable. Finalmente, apareció un amigo del francés y entre el amigo y los policías se lo llevaron del cuarto. No supimos nada más de la situación. Finalmente nos levantamos de nuestras camas, procedimos a tomar el desayuno y arrancamos a realizar nuestro primer día de recorrido por Luang Prabang, en Laos.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: