Tailandia

51. Pausa en Chiang Mai – Tailandia

Momento de frenar

Y finalmente lo decidimos. Ibamos a poner el freno, tomarnos un respiro de trenes, buses, aviones y mochilas al hombro. Llegó el momento de apretar el botón de pausa. Nos subimos al bus en Sukhothai y luego de seis horas nos bajamos en la estación de buses de Chiang Mai. Al bajar del bus decidimos tomarnos un Grab que nos llevaría hasta el hotel, cuyo nombre era 1011 y tenía agua caliente, así que estaba muy bien. Nos conseguimos el hotel justo del otro lado de la muralla de la vieja ciudad. Una habitación compartida con aire acondicionado y bastante cómoda. Las camas, como siempre, hechas de piedra, lamentablemente.

Pero antes, a recorrer!

El primer día en Chiang Mai, fuimos a realizar una recorrida por la vieja ciudad. Aquí fue que descubrimos que tienen algunos centros para reinsertar en la sociedad a mujeres que han estado en la cárcel por cometer delitos menores y en la misma prisión les enseñaron y capacitaron para desarrollar algunas profesiones. Hay centro de masajes y también restaurantes donde trabajan estas mujeres. Chiang Mai es barato para comprar ropa y también para comer. Acá conseguí comprarme unos pantalones a 100 Baht cada uno y de una muy buena calidad. En cuanto a la comida, seguimos comiendo lo mismo de siempre en Tailandia: Khao Soi, que es como una sopa de fideos y que, ademas, está decorada con otros fideos fritos. Eso si, es bastante picante. Luego está el pad thai que son fideos con brotes de soja y huevo, también puede ser picante y, también, le estuvimos dando duro a los arrolladitos primavera (o ¨Spring Rolls¨).

El primer templo que visitamos en Chiang Mai fue Wat Phra Singh. Este es uno de los templos más importantes de Chiang Mai y repleto de esculturas de cera de los monjes que lo han habitado. Adentro, hay ceremonias constantes, un gran buda y también hay monjes que bendicen a la gente que se los solicita a cambio de una donación. Dentro de este templo vimos una gran estupa con una cobertura dorada y varios elefantes esculpidos alrededor. Luego, encontramos el lugar más barato para hacernos masajes y fuimos a probar el famoso masaje Tailandés. A Belu le parecieron espectaculares y yo, la verdad, lo sufrí bastante. Te masajean los huesos, todos los músculos de todo el cuerpo y lo hacen con los codos, te caminan encima. La verdad es que no lo volvería a hacer pero a Belu le encantó y volvería varias veces mas.

Otro templo que fuimos a visitar en Chiang Mai, fue el templo de Wat Phantao, también, con muchísimo detalle dentro del templo. En el mismo templo hay una especie de rio, y cuelgan muchas lamparas. Vimos muchos aprendices de monjes que mantienen el templo y se la pasan barriendo y acomodando todo. Después de aquí fuimos a Wat Chediluang. En este templo pudimos ver una entrada imponente protegida por dos dragones y dentro estaban los monjes recitando los cantos budistas. Algo importante de aclarar, es que en las celebraciones budistas hay que seguir un orden: Delante de todo van los monjes, detrás de los monjes van los hombres y detrás de los hombres van las mujeres. Si bien es un tanto machista este manejo, en Tailandia se respeta a rajatabla. Este templo es muy lindo para ir a visitar al atardecer ya que la iluminación lo hace especial.

En Chiang Mai está lleno de templos en todas las cuadras y la verdad es que uno es mas lindo que el otro. Algo muy importante en los templos budistas es que hay que tener respeto por su religión. Por ejemplo, al momento de sentarse, no hay que apuntar los pies a buda, tampoco hay que pasársela con el celular ni hablar en voz alta. Al momento de sentarse se debe hacer en estilo indio o con los pies apuntando hacia atrás.

Antes de continuar con los templos, vamos a destacar el monumento de los tres reyes en el centro de la ciudad vieja. Es una plaza central en la que se establece los domingos un mercado muy particular donde venden de todo y se crea como una peatonal en la calle y está muy copado para ir a visitar. Por último, un lugar muy particular y bonito al que hemos ido por Chiang Mai fue al Silver Temple. Este templo tiene la particularidad de estar hecho todo de color plateado pero el detalle que manejan en el tallado de las afueras y la parte de adentro, es impresionante. Algo muy raro es que tienen tallado un billete de 1000 baht, con la cara del rey, adentro. Y la otra particularidad que tiene es que las mujeres tienen prohibida la entrada. Así como se lee, ninguna mujer puede entrar. No sé como hacen con el tema de la identidad de género pero de alguna manera se las arreglan. Hay un cartel afuera que dice que debajo del templo hay enterradas algunas cosas sagradas y que la energía entre estas cosas y la mujer puede hacerle mal tanto a unas como a las otras.

Llegó el momento

Por último, como teníamos muy decidido tomarnos un descanso en Chiang Mai empezamos a buscar condominios en los alrededores hasta que logramos dar con uno en las afueras con la idea de establecernos allá por 15 días. El problema es que cuando llegamos, vimos que no había nada mas que un shopping en los alrededores y muy alejado del centro. En la publicación, al momento de alquilarlo, vimos que decía que incluía bicicletas de uso gratuito y que, además, había un colectivo que salía del shopping y que era gratuito. Bueno, no había ni bicicletas ni tampoco bus gratuito. Tuvimos que pelearnos con la dueña del lugar para que nos consiguiera unas bicicletas y por suerte así lo hizo. Nos trajo unas que a los dos días ya no andaban bien y las tuvimos que dejar apartadas. Por otro lado, para resarcirnos por este inconveniente, la dueña decidió dejarnos usar otro condominio con pileta y que quedaba más cerca de la ciudad vieja. Luego de cumplido el tiempo en el condominio de la muerte, nos darían unos 3 días gratis para que lo pudiéramos disfrutar.

Nuestro fin de año (2018) con amigos nuevos en Chiang Mai

Aquí en Chiang Mai, tuvimos la suerte de conocer a nuevos amigos que hemos conocido a través de instagram. En primer lugar, nos cruzamos con Francisco Ortiz, en instagram lo pueden encontrar como @ViajandoConFran, quien estaba en la misma situación que nosotros, habiendo frenado un par de meses en Chiang Mai para trabajar y descansar de viajar. Fran, junto con su novia Steph, se solidarizaron con nosotros por el feucho lugar que habíamos conseguido para vivir y nos abrieron la puerta de su casa para que podamos ir a trabajar juntos. Ellos vivían en un barrio al lado del Shopping Central Festival, uno de los shoppings mas grandes y más concurridos de Chiang Mai. Tuvimos unas muy lindas charlas con los chicos y llegamos a conocernos. Incluso tuvimos el placer de que Fran nos hiciera una entrevista que publicó en su canal de YouTube (la pueden ver haciendo click aquí) y también nos hemos juntado para festejar su cumpleaños. Un nuevo amigo que nos dejó este hermoso viaje.

Por último y como cierre de este primer capítulo de Chiang Mai, les quiero contar que veníamos hablando hace algunos días con una chica que estaba viajando por el sudeste asiático y que la habíamos conocido a través de instagram (@aviajarmefui). Ella se llama Anto y había estado dando vueltas por Indonesia, Camboya y Vietnam antes de juntarse con nosotros en Chiang Mai. Nos juntamos con ella para celebrar el año nuevo. El 31 pasamos todo el día juntos, recorriendo la ciudad de aquí para allá. Cenamos juntos y a la noche fuimos a disfrutar del lanzamiento de las lámparas al cielo. Miles de personas amontonadas en los canales que bordean la ciudad de Chiang Mai, prendiendo sus lámparas y enviando sus buenos deseos al cielo. Un espectáculo digno de ver al menos una vez en la vida, es realmente algo impresionante y muy hermoso. Una vez que estuvimos un rato viendo este hermoso show, nos fuimos al monumento de los tres reyes, donde se realizó la cuenta final del año y pudimos ver un breve show de fuegos artificiales con todas las lamparas que habían sido enviadas a los cielos decorando la oscura noche. Una experiencia sacada de un cuento, algo hermoso.

Habernos encontrado con Anto, para nosotros fue una experiencia lindísima. Poder traspasar la pantalla de lo que nos muestran las redes sociales es algo hermoso. Ya dejamos de verla a través del celular para para poder tenerla cara a cara y poder hablar de todo un poco. Desde las cosas mas superficiales hasta las cosas más profundas y sentimentales. Nos demostró que es una persona espectacular y si bien no seguimos viajando con ella fisicamente, va a ser parte de nosotros para siempre. Terminaron los festejos del año nuevo y nos volvimos caminando desde el centro de Chiang Mai hasta nuestro super alejado condominio. 1 de Enero del 2019 a las 2:30am y después de haber caminado por 1hs y media, llegamos y nos fuimos a dormir. Ahora sí, comenzaba oficialmente nuestro período de descanso en Chiang Mai.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: