48-5
Tailandia

47. ¿Que pasó Ayer? en Bangkok – Tailandia

LA BARRERA DEL IDIOMA THAI

47-1Ya estábamos camino a Bangkok, lugar donde se filmó una gran parte de la segunda película de ¨Que pasó ayer? 2¨. 18 horas nos separaban de Penang hasta Bangkok. Decidimos irnos hasta Bangkok y saltearnos todo el sur porque en la parte del sur de Tailandia aún estaba invadiendo la lluvia y en el norte ya había frenado. Salimos a las 12:30 de Penang y al cruzar a Tailandia nos pidieron los pasaportes, el certificado de fiebre amarilla, nos hicieron completar varios formularios y nos tuvieron un ratito para darnos el OK para entrar pero al final no hubo un problema. Esta fue la primera vez que sentí, en todo el viaje, que estaba totalmente en pelotas con el idioma. No lograba establecer un patrón de comunicación con al gente de Tailandia. Hemos empezado a recurrir al traductor de  google y la verdad es que hemos tenido mucho éxito. Lo utilizamos en el formato normal y también lo utilizamos en el formato de fotografía. Sacamos fotos a las cosas que queremos traducir y google transalte hace el trabajo. Algunas cosas, evidentemente no tienen una traducción muy buena, pero por lo menos nos sirve para hacernos entender y entender un poco mas lo que nos dicen.

A CONOCER A NUESTRO ANFITRION DE COUCHSURFING

47-2Llegamos a las 6am a Bangkok y desde la parada del Bus, debíamos tomarnos un tren hasta el centro de la ciudad, desde donde teníamos que tomarnos otro bus mas hasta la casa de nuestro anfitrión de Couchsurfing que habíamos encontrado unos días antes. Apenas salimos de la estación de bus, un joven muy amable nos ofreció acompañarnos hasta la parada del tren y eso hizo. Nos llevó hasta allí, nos indicó cuál era el boleto que debíamos sacar y nos indicó dónde debíamos bajar para no perdernos. Una vez que bajamos del tren, a muy pocos metros estaba la parada del bus que debíamos tomar. Un viaje de una hora y media hasta la casa del anfitrión. La conclusión que sacamos de esto es que la casa que conseguimos estaba demasiado lejos del centro y no nos iba a servir para nada para recorrer la ciudad.

47-3Bajamos del bus en medio de la autopista y caminamos algunas cuadras. Cruzamos la autopista a través de un puente y caminamos algunas cuadras mas hasta llegar a una casa de tres pisos. La casa tenía muy buena pinta, nos abrió la puerta nuestro anfitrión, de nombre UM. Un tailandés que había estudiado en Estados Unidos y tenía un inglés un poco entre cortado pero que se podía entender bien. Um estaba enfermo, resfriado, y aún así nos tomó la solicitud de alojarnos sin ningún problema. Nos llevó a nuestra habitación en el segundo piso. Dos sillones en un living, el sillón un tanto pequeño pero aún así podríamos utilizarlo. Um había alojado en su casa hasta a doce personas al mismo tiempo y, además, ya había hecho de anfitrión a 1500 personas en total. Tenía mucha experiencia en esto. Nos invitó a almorzar en su casa una sopa de arroz que había cocinado él, debido al mal estar que tenía, y luego nos invitó al tercer piso para charlar un rato y conocernos un poco más. Veníamos hablando con Belu sobre que no era para nada práctico quedarnos 3 noches en esa casa que estaba tan lejos y que tendríamos que ver la posibilidad de irnos de la casa47-4 antes de tiempo. AL sentarnos a charlar con Um le dijimos sobre la posibilidad de irnos al día siguiente y no cumplir con lo que habíamos dicho inicialmente sobre quedarnos tres noches. Le pregunté si sabía que cosas podríamos recorrer en los alrededores y nos indicó un parque al cuál podríamos ir a caminar. La verdad es que nosotros estábamos en Tailandia con la idea de ir a recorrer Templos y conocer su cultura pero bueno, por ahora, era lo que teníamos. Lo dejamos a Um en al casa y nos fuimos a recorrer este parque que estaba a unos 5km de la casa. La verdad es que era un parque muy bonito con jardines que representaban a los países del sudeste asiático, también tenía un pequeño templo budista con esculturas de cera (y muy, muy reales) de algunos monjes.

SE NOS VINO LA NOCHE ENCIMA

47-5Terminamos de recorrer el parque y volvimos, agotados de tanto caminar, a la casa de Um. Además, habíamos tenido un viaje de 18hs desde Penang en Malasia hasta Bangkok. Um nos preguntó cómo nos sentíamos para ir a comer algo afuera y le dijimos que bien… así que, se puso en marcha con los preparativos. Llamó a su mejor amigo (Max) y nos subió a un Taxi con el cual fuimos a buscar a Max a un hostel. Resulta que Max era el dueño del Hostel y tenía mucha, mucha plata. Max había estudiado en Nueva Zelanda y también había vivido en Australia hasta llegar al momento de abrirse un hotel en Bangkok. Um y Max nos llevaron a un lugar a tomar unas cervezas, un lugar muy juvenil donde había chicos que no pasaban los 18 años y al llegar, ya estaban todos bastante ebrios. Max y Um casi que no hablaban, solamente respondían a algunas preguntas que nosotros le hacíamos pero la charla no se tornaba muy fluída. Max pidió 4 cervezas y para él se pidió un Gin Tonic (no toma otra cosa que no sea Gin Tonic). Nos tomamos todo y luego nos dijeron que nos íbamos al club. Nos levantamos y los seguimos…

47-6Hicimos 150 metros y entramos a ¨CatWalk¨. Lo definían como un ¨Club de Caballeros¨. Básicamente estábamos entrando a un stripclub. Entramos detrás de Max y de Um. No había ni un alma en el lugar, había algunos hombres y mujeres vestidos con trajes muy prolijos y algunas otras mujeres medio ligeras de ropa. Una gran pasarela en el medio del salón, muchas mesas y sillas alrededor y una barra de tragos. Max y Um nos invitaron a sentarnos en la barra y nos sirvieron Whisky con coca y empezamos a tomar. Cada vez que terminábamos tres cuartos del vaso, el barman ya estaba sirviendo otro vaso más. Las horas pasaban y el lugar seguía vacío, estábamos solo nosotros. Una banda se puso a cantar algunos covers de canciones en inglés y otros en Tailandés. Nosotros éramos los único clientes en el lugar, así que nos cantaban directamente a nosotros y nosotros les devolvíamos aplausos y gritábamos por ellos. Estábamos grabando historias para instagram y nos divertíamos con el teléfono 47-7hasta que en un momento Um nos sacó el teléfono diciendo que disfrutemos de la noche sin el teléfono, una actitud que nos pareció bastante invasiva para lo que veníamos acostumbrados. Pero en fin, seguíamos tomando whisky sin parar y de repente nos invadió la paranoia. ¿Por qué nos hacen tomar tanto? ¿Por qué todo esto es gratis? ¿Por qué no hay nadie mas que nosotros acá? Teníamos muchas preguntas y no encontrábamos respuestas que nos satisfacieran. En nuestro momento de ebriedad, decidimos que nos íbamos a ir a la mañana siguiente porque vivir con Um no nos iba a resultar practico para visitar la ciudad y además, no queríamos pasar por situaciones así otra vez. Ir a un Stripclub está mucho muy lejos de nuestros valores y la verdad no era algo que compartiéramos. En ese mismo momento tomamos la decisión de intentar irnos como sea. Le dijimos a Um que nos estábamos sintiendo mal así que nos fuimos a sentar al sillón y ahí esperamos hasta que nos fuéramos. Ellos dos estaban un poco ebrios, pero seguían callados, nos subimos a un Taxi y volvimos para la casa a eso de la 1am. No era muy tarde, pero el nivel del alcohol consumido fue mucho.

INTENTO DE ESCAPE

47-8Luego de la ¨Bienvenida a Bangkok¨ que nos dió nuestro anfitrión, nosotros decidimos despertarnos a las 6am para salir de la casa sin hacer mucho ruido y dejarlo dormir a Um. Le escribimos una carta, una nota y la dejamos arriba de al cama. Preparamos nuestras maletas y bajamos por la escalera sigilosamente. Abrimos la puerta despacio y llegamos hasta el portón. Una vez ahí, intentamos abrirlo pero el ruido fue bastante… Um salió por el balcón del tercer piso y nos gritó ¨¿Que? ¿Se están yendo sin avisarme? Ahí bajo¨. Efectivamente, bajó y le expliqué la situación. No queríamos despertarlo para no interrumpir su sueño luego de la noche que había tenido y además estaba enfermo. Le marqué que le había dejado un carta sobre la cama explicándole todo pero se encontraba un poco desconcertado por la situación que estaba sucediendo. En fin… le agradecimos por la noche que habíamos pasado en su casa, por la invitación al club y cruzamos el portón para irnos dejando atrás toda esta experiencia. Ahora sí… a vivir el Bangkok que habíamos venido a buscar….

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: