Australia

33. Uluru y El Vuelo Perdido – Australia

VAMOSVIENDOTRIP Y EL VUELO PERDIDO

33-1Dormimos en el aeropuerto de Cairns con muchísima expectativa y muchas ganas de subirnos al próximo avión, con el que comenzaba una nueva aventura hacia el desierto, en Australia. El vuelo iba hacia Sydney, donde debíamos hacer una conexión con otro vuelo hacia Ayers Rock. Subimos al avión y no arrancaba… pasó una hora y no arrancaba, pasaron un par de horas mas y no arrancaba… Hasta que arrancó, con casi 3 horas de retraso. Por más velocidad ultrasonido que le pusiera el piloto, no íbamos a llegar a nuestra conexión en Sydney. Según el itinerario, si nuestro vuelo desde Cairns salía a horario, teníamos solo 55 minutos para subirnos al siguiente. Mágicamente, al aterrizar en Sydney, nos damos cuenta que faltaban tan solo 10 minutos para que saliera nuestro avión a Ayers Rock. El avión se acercaba lentamente a la manga para que bajáramos, aún no podíamos desabrocharnos los33-2 cinturones porque el capitán no lo había permitido, pero ya había un grupo de chinos que había decidido pararse a buscar sus valijas, las azafatas a los gritos los hacen sentar… los minutos en el reloj seguían avanzando y salimos a las apuradas del avión, al salir preguntamos dónde era que estaba la puerta por la que salía nuestra conexión y hacia ella fuimos corriendo, puerta 41. Y llegamos!! ¨Hace 10 minutos que cerramos la puerta¨ nos dice la azafata que estaba allí parada. Me asomé a la ventana y vi al avión despegarse de la manga y comenzar a carretear hacia la pista, alejándose. Y con él se fueron nuestros primeros días en el tour por Uluru. No los íbamos a recuperar. A cambio, la aerolínea nos regaló una noche de hotel y nos reprogramó el vuelo para el día siguiente a la misma hora. Lo que no nos iban a devolver era el primer día de la excursión que habíamos contratado…. Ayers Rock, Uluru, la roca sagrada, no íbamos a verla más que desde el avión.

Así nos fuimos al hotel, un poco tristes y otro poco cansados de tanto correr (mentalmente). Nos informaron que teníamos 50 dólares para gastar en lo que queríamos en el hotel. Creo que nos sobraron solamente 20 centavos de dólar. Almorzamos, Cenamos y Desayunamos gastando lo más que pudimos y tomándonos hasta el agua de los floreros. El hotel Felix no tiene absolutamente nada para destacar. La cama era cómoda, si, pero nada de otro mundo. La vista desde el penthouse dá al aeropuerto pero nada llamativo y no incluyen ninguna comida ni tampoco tienen ningún extra de comodidad.

EL TOUR RENGO. LE FALTÓ UN DIA

33-3Llegamos a las 12 del medio día a Ayers Rock y allí nos encontramos con la gente de ¨Mulgas¨, empresa a la que habíamos contratado para realizar el tour a través del desierto. Nos habíamos perdido dos cosas muy importantes del tour. La vuelta a la base de Uluru, el atardecer viendo la roca y la caminata por la mañana a Kata Juta. Nos subimos al Shuttle donde había otras 22 personas con las que íbamos a compartir lo que quedaba del viaje. Nos recibieron con una hamburguesa vegetariana, unas naranjas para que podamos almorzar y muchas sonrisas. Una hora de viaje e hicimos la primer parada para poder ver el Mt. Connor desde lejos y conocer el lago que se extendía al costado de la ruta, subimos nuevamente a la camioneta y seguimos viaje hasta el área de camping que nos iba a recibir esa primer noche.

33-4Nos pusimos manos a la obra, algunos cocinando, otros poniendo la mesa, otros armando la fogata y algunos otros, dando vueltas por ahí con una cerveza en la mano. A Belu le tocó amasar el pan y a mí me tocó dar vueltas por ahí, pero sin cerveza en la mano. Al terminar de cocinar, fuimos a disfrutar del atardecer frente a la fogata. El rojizo de la tierra le da a toda la aventura mucha más vida, el lugar tiene un color tan vivo, es hermoso. Volamos el Drone para captar esas imágenes que no podemos ver con nuestros ojos, captar la inmensidad de la inmensidad. Extensiones de tierra y más y más extensiones de tierra todo alrededor. Cenamos y luego, junto a la fogata hubo una guitarreada y ronda de chistes. Estiramos nuestras bolsas de dormir y cubiertos por una noche estrellada con alguna estrella fugaz que rasgaba el cielo cada tanto, nos entregamos al sueño profundo. 4 y 30 de la mañana, abrimos los ojos. Las estrellas en el cielo no entraban en mis ojos, el cielo era igual de extenso que la tierra, para un lado o para el otro, las estrellas eran innumerables. Una hora así, mirando el cielo que nos cubría y a las 5 y 30 ya estábamos nuevamente en viaje, esta vez hacia Kings Canyon.

33-5

33-6Creo que todos conocen el Gran Canyon de Colorado en Estados Unidos. O al menos, lo han escuchado nombrar alguna vez. Esta es la versión Australiana. Una hora de viaje hasta el pié del canyon y tuvimos nuestra primer subida. Fue una caminata total de 4 horas. En general, un ambiente árido, rojizo, hasta que uno llega al jardín del edén. Una especie de oasis en el desierto, un pequeño lago entre las grietas del canyon, sobre el cual emergen algunos árboles suficientemente frondosos comparados con la pobre vegetación que nos regala el desierto. Finalizadas las 4 horas de caminata y luego de un rato de relax, comenzamos nuestro regreso desde Kings Canyon hacia Alice Springs. Teníamos un viaje de 6 horas por delante, y al final de la carretera, nos esperaba la ciudad más grande del centro de Australia y una habitación compartida en el hostel de dicha ciudad.

33-7

DESDE LA CIUDAD DE ALICIA HASTA LA CIUDAD DE CHARLES

33-8Llegamos a Alice Springs a eso de las 5 y 30 de la tarde y nos depositaron en el Hostel Jump In. De los que estábamos en el tour éramos los únicos en una habitación con baño compartido. Debe ser por haber llegado últimos… hicimos una caminata hacia el supermercado Coles donde nos compramos un pan, queso y papitas para hacernos unos sandwiches y festejar nuestros 3 años y 3 meses de novios comiendo sentados en el balcón a las afueras de nuestra habitación compartida. Una situación muy romántica. Nos fuimos a dormir para despertarnos bien temprano y desayunar en el hotel (siempre aprovechando todo a full). A las 5 y 30 de la mañana llegó Scraffy, nuestro nuevo guía, quien iba a encargarse de manejar la camioneta que nos iba a llevar mas de 1500km hasta la ciudad de Darwin.

El primer día fue casi completo de manejo, haciendo paradas muy espaciadas para cargar gasolina. Dentro de esas paradas, hubo una muy particular en un lugar que se llama Wycliff. Este lugar tiene la particularidad de ser un lugar de avistaje de OVNI´s. Cuenta la leyenda que Robbie Williams quiso comprar este lugar dos veces pero los dueños se negaron. Parece ser que Robbie Williams es un fan de las cuestiones extraterrestres y vió en este lugar algo que no vió nadie mas. Veremos que dice el futuro, si los dueños de Wycliff ceden ante la presión.

33-9Seguimos viaje sin mas sobresaltos hasta Daly Waters, otro lugar en el medio de la nada, donde hay solamente un PUB histórico que data de 1830 y aún sigue allí. Todo en el pueblo es acomodación para la gente que viene a visitar el PUB. Cuánta gente reside en este lugar?? Son 7 las personas registradas como habitantes de Daly Waters. Allí pasamos la noche en una habitación compartida con Lina, una chica Alemana de 19 años que estaba compartiendo este tour con nosotros. Cenamos en el Pub histórico, yo una hamburguesa con papas fritas y Belu un Wrap vegetariano mientras nos tomamos unas ricas cervezas tiradas. A la mañana siguiente, amanecimos a las 5am para estar a las 5 y 30 arriba de la camioneta para partir hacia Darwin. Esta vez pasamos por un lugar llamado ¨Devil´s Marbels¨ o en castellano ¨las piedras del diablo¨. Formaciones rocosas justo a cada lado de la autopista, rocas enormes, apiladas y esparcidas en el bastísimo desierto, un misterio muy difícil de entender.

33-9

33-10Seguimos viaje y frenamos por unas horas en las aguas termales de Mataranka para relajar un poco los músculos y el cuerpo, para llegar hasta ellas debíamos meternos a través de un bosque tropical con arboles muy altos de cuyas ramas colgaban miles y miles de murciélagos, volando de árbol en árbol, chillando fuertemente, retumbando en todo el bosque. Disfrutamos de estas aguas transparentes y refrescantes y seguimos nuestro viaje hacia Darwin con una última parada en el medio para almorzar, así fue que conocimos las Edith Falls y su gran laguna y bellísima catarata, donde pudimos darnos el lujo de dar unas vueltas al Drone y tomar unas imágenes de película.

33-11

Luego de nadar un rato en las cataratas del pueblo de Katherine, seguimos viaje hasta Darwin, donde Scraffy nos depositó en el Hotel YHA de Darwin, donde nos esperaba (ahora si) una, muy cómoda, cama en habitación privada CON BAÑO PRIVADO… VAMOS CARAJO… El hotel es muy completo, aunque no incluye ninguna comida. Cuenta con cocina de uso común, una pileta y terraza de uso común muy lindo.

LA DESPEDIDA CON COCODRILOS

Luego de nuestra primera noche en nuestro ¨Lujoso¨ hostel, nos buscaron a las 6am de la empresa ¨Litchfield Escapes¨ para empezar nuestro tour hacia el parque Litchfield. La primera parada fue en el rio Adelaide, donde todo el grupo bajó del colectivo y se subió a un barquito con barandas metálicas. ¨No se les ocurra sacar los brazos, ni siquiera un dedo, a través de las barandas del barco porque los cocodrilos, si se ven tentados, pueden saltar y meterse al barco.

33-12Wow… que experiencia llena de adrenalina. Estuvimos una hora en el rio Adelaide, yendo de un lado a otro. En la parte de atrás del barco, un australiano (de los aventureros que se ven en las películas) iba con una caña de pescar desde la que colgaba un pedazo de carne en la punta y la llevaba de aquí para allá atrayendo a los cocodrilos y… PUM, uno que salta desde el agua le roba el pedazo de carne ¨FUCK… no se supone que se lo lleven de una sola vez, solo tengo 10 pedazos¨ maldijo el pescador de cocodrilos. Este primer cocodrilo se dió por satisfecho con la comida y no siguió intentando. Nos contó que comiendo un pollo, los cocodrilo pueden mantenerse una semana, no necesitan comer mucho, así que esta no es una prioridad para ellos. Su principal prioridad es defenderse, son animales muy solitarios y territoriales, solamente se toleran unos a otros cuando están en temporada de apareamiento y daba la casualidad de que ahora estábamos en esa temporada. Vimos algunos cocodrilos más saltar para atrapar la carnada, algunos muy mal heridos por batallas con otros cocodrilos y algunos otros muy rápidos y jóvenes. Se supone que entre Mayo y Septiembre, en ese rio viven mas de 10.000 cocodrilos… después de verlos tan de cerca… te cambia la perspectiva de la vida…

33-13Finalizada una nueva experiencia que nos ponía al límite, nuestro tour siguió su curso. En este día recorrimos tres lugares particulares del parque Litchfield. Wangi Falls, Buley Rock Hole y Florence Falls, haciendo una parada al medio día para almorzar unos riquísimos wraps de verduras variadas y de postre fruta fresca. Sin duda que la que más recomendamos de estas tres, es la parada de Wangi, son dos cascadas que caen sobre un lago de tamaño medio. El guía nos dió unos ¨flota flota¨ para nadar por el medio del lago (que llega a los 40 metros de profundidad) y poder llegar hasta la base de las cascadas. Hermosas, realmente. En segundo lugar, quedaron las Florence Falls, que las vimos desde arriba porque el tour estaba medio justo de tiempo, una vista imponente de unas cascadas hermosas. Todo este parque, en temporada de lluvias se inunda y se hace prácticamente inaccesible, además de que se vé invadido por cocodrilos por la crecida del rio.

Luego de un día a toda aventura a en el extensísimo parque Litchfield (es prácticamente imposible recorrerlo todo) el tour nos devolvió a nuestro hotel 5 estrellas (ah re…) y una vez mas nos entregamos al sueño. El último día en Darwin lo destinamos a recorrer la ciudad, fuimos al puerto. Cuenta con un puerto muy lindo, muy preparado para que la gente pueda disfrutarlo y nos llevamos una muy linda imágen de este pueblo con nombre de científico.

Se hicieron las 11 de la noche del día 26 de Octubre y VamosViendoTrip estaba subiéndose una vez más a un avión. Esta vez, no para irse a trabajar, ni tampoco para hacer otro tour en Australia. El próximo destino era Indonesia. íbamos directamente hacia el aeropuerto de Denpasar, en Bali. El viaje exterior ya había llegado a su fin, y ahora damos paso al verdadero viaje interior…

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER NUESTRO VIDEO DE NUESTRA EXPERIENCIA POR EL DESIERTO EN AUSTRALIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *