32-8
Australia

32. La Travesía comienza en Cairns – Australia

EL FIN DE UNA ETAPA LABORAL

32-1Una vez más, habíamos entrado en confianza con nuestros empleadores (esta vez libaneses). Y tal como nos había pasado con los indios en Nueva Zelanda, la cosa no terminó del todo bien. El trabajo en el que a mí me estaban pagando tan bien se había acabado y me habían mandado a limpiar casas junto con Belu. Algo que tiene Australia es que los trabajo hechos por los hombres, por lo general son MUY físicos y desgastantes y los suelen pagar mas. Pero doy fe y testimonio de que limpiar casas con los químicos que usan y el detalle que requiere es realmente AGOTADOR además de que usas músculos y contorsiones de cuerpo que no haces en otros trabajos.

Lo charlamos con Belu y llegamos a la conclusión de que era hora de que yo deje el trabajo con32-2 los libaneses y me consiga otra cosa. Belu siguió trabajando con ellos algunas semanas mas hasta que llegó un punto en el cual no le estaban dando trabajo y le debían, además, el pago de dos semanas (aquí el pago es semanal). Hasta que un día, la necesitaron para limpiar una casa a casi dos horas de viaje y cuando estaba llegando, le cancelaron. Ese fue el límite de la paciencia. Esa misma tarde, Belu ya se estaba buscando otros trabajos. Los libaneses la volvieron a llamar para que vaya al día siguiente, pero ella les dijo que no iba a ir hasta que no le pagaran. Una vez que le pagaron, llegamos a la conclusión de que no debía ir mas, ya que no estaba bueno que nos debieran plata al momento en que estuviéramos a punto de irnos del país.

Por mi lado, después de abandonar a los libaneses, conseguí un trabajo fijo con un Australiano en el rubro de construcción y Belu consiguió trabajar por su cuenta a través de la aplicación de AirTasker. Esta es una APP para el teléfono que te permite a acceder a muchas ofertas laborales, casuales, de todo tipo. Uno puede aplicar y ofertar el dinero que cree que dicho trabajo merece y quién postuló la oferta de trabajo decidirá a quién le otorga la tarea. Por suerte Belu pudo encontrar en esta APP una buena fuente de trabajo para lo que nos quedaba de tiempo en Sydney y así poder continuar ahorrando.

DE LA CIUDAD AL FONDO DEL MAR

Los días pasaron y seguimos trabajando y ahorrando hasta que por fin llegó nuestro último día de trabajo. Por suerte pudimos dejarle nuestros puestos de trabajo a una pareja de la que nos hicimos amigos en Nueva Zelanda. Si leyeron los posts anteriores, ya deben conocer a Nico y Sofi. Y así llegó el 16 de Octubre de 2018, el día elegido por nosotros para empezar la travesía australiana. Casualmente, el día de mi cumpleaños! Lindo regalito me estaba haciendo. Dejábamos de trabajar y empezábamos a viajar!

32-3El primer destino fue Cairns, en el norte del país. Unas semanas antes habíamos contactado a Hayden, a través de la aplicación de CouchSurfing. Para lo que no lo conocen, a través de esta aplicación uno le pide a un ¨anfitrión¨ que lo aloje durante el tiempo de su estadía, de manera gratuita. Esta app es para usar por unos pocos días y en general te tiran un colchoncito o un sillón para dormir. Buen, hay algunos mas completos que otros. A nosotros nos tocó dormir en un colchón inflable desinflado el primer día y el segundo día en el sillón. Pero bueno, me salteé etapas. Bajamos del avión en Cairns y nos envolvió el monstruo de la humedad tropical. Con solo caminar en la calle, la transpiración empezaba a recorrer nuestros cuerpos. Cairns se destaca por ser una ciudad donde suele haber bastante fiesta, pero eso no era lo que nosotros veníamos a buscar. Fuimos a caminar por el centro y por la esplanada. Si bien es una ciudad costera, Cairns no tiene playas. Si uno quiere disfrutar de playas estando en Cairns, tiene que ir al norte o tomarse un ferry a las islas Frazer o Whitsundays (entre otras).

32-3Nosotros estábamos ahí para ir a conocer la gran barrera de coral. El 17 de Octubre por la mañana nos dirigimos a la marina, donde salen todos los barcos y a las 7.30hs estábamos esperando que abriera la puerta de nuestro barco ¨Reef Experience¨. A bordo del barco nos encontramos con un hombre Vasco, de nombre Beñat, quién iba a ser nuestro instructor de buceo. En el barco nos recibieron con un desayuno de hamburguesa vegetariana, unas frutas, café, té y chocolatada. Una hora y varios minutos adentrándonos en el océano para llegar a nuestra primera parada. Después de una charla de algunos minutos, donde Beñat nos explicaba las diferentes señas que deben hacerse al bucear, procedemos a ir a la popa del barco, donde nos dan nuestros trajes de neoprene, nos ponen las mascaras, las patas de rana, el tubo de oxigeno y el dispositivo para respirar.

UNA EXPERIENCIA FUERA DE ESTE MUNDO

32-5Ahí estábamos, sentados con los pies en el agua, mientras Beñat repasaba con nosotros los últimos detalles. A mí por dentro, me corría una emoción muy grande por vivir una experiencia única, respirar debajo del agua. Pero en la otra vereda, Belu no la estaba pasando bien ya que ha sufrido algunos ataques de pánico y todo aquello que tenga que ver con la respiración, le genera un poco de malestar. Y vino la señal, y al agua fuimos. Nos acercamos a la cadena que iba del barco hacia el fondo de la barrera de coral para ir bajando, pasito a pasito. Yo estaba muy sumergido (valga la redundancia) en la actividad y no llegué a darme cuenta (entre tanta seña y máscaras puestas) de que Belu estaba llorando arriba del agua, mientras yo estaba abajo 32-6viendo que Beñat estaba hablando con ella para convencerla de hacer la experiencia y, por suerte, lo logró. Metro a metro íbamos bajando de la mano de Beñat hasta llegar al fondo del coral y una vez allí, soltamos la cadena y empezamos a nadar. Acostados en el agua, moviendo las patas de rana, fuimos avanzando. Sin alejarnos mucho, e intentando mantener el mismo nivel de profundidad que el instructor. Los ojos no dan a basto para intentar ver los peces que cruzan, el coral por el cual estas pasando y las indicaciones del instructor. De repente de entre los tentáculos (o pelitos) de una anémona aparece Nemo y toda la experiencia cobra significado. Ya nos dábamos por hechos… pero esto no terminó, unos metros mas adelante, una tortuga marina se abría paso entre los buceadores y hacia allí fuimos, a tomarnos estas foto que dejo aquí colgada.

32-8

32-7Luego de unos 20 minutos en el agua, emprendimos el regreso a la superficie. Beñat nos hizo retornar a la base de la cadena y poco a poco comenzamos a subir. Lo logramos, superamos la prueba. Pudimos respirar debajo del agua, mezclarnos entre los peces y vivir como ellos tan solo unos minutos. Sentí unas ganas irremediables de volver al agua. Belu había superado la prueba, había logrado, una vez más, superar sus miedos pero decidió, por ahora, no volver a sumergirse. Luego de viajar un poco más en el barco, y de almorzar unas ensaladas, emprendimos un nuevo viaje submarino junto a Beñat. Esta vez íbamos a estar debajo del agua unos 45 minutos y como ya estaba un poco mas canchero, esta vez Beñat nos hizo bajar por nuestra cuenta, sin ayuda de la cadena. Esta segunda vez se sintió un poco mejor, bajamos un poco más profundo y dimos una gran vuelta alrededor de la barrera de coral. No se puede poner en palabras lo que se siente al realizar una experiencia de este tipo. Estas respirando ABAJO del agua… no se puede creer.

32-9Volvimos al barco y ese fue el final de la experiencia con Reef Experience. El barco se tomó un poco mas de dos horas en regresar al puerto y con el corazón repleto por la nueva experiencia vivida, volvíamos a la casa de Hayden, donde nos esperaban sus dos gatos para que los llenemos de caricias y juguemos con ellos. Pasamos un día más en Cairns, donde fuimos a meternos a la pileta publica en la esplanada y paseamos por la ciudad. Una ciudad que se ganó un lugar en nuestros corazones, no tanto por lo que hay entre sus calles, sino por ser la afortunada de tener esa maravilla del mundo natural, la gran barrera de coral que se metió en nuestra mente y en nuestros corazones y nos dejó mudos. Una vez mas, nos dirigimos al aeropuerto para tomarnos un vuelo a la madrugada hacia Sydney nuevamente, desde donde nos íbamos a tomar un vuelo para ir hacia una nueva aventura… esta vez, en el centro de Australia. Nos íbamos al desierto…

HAZ CLICK AQUI PARA VER EL VIDEO DE NUESTRA EXPERIENCIA EN LA GRAN BARRERA DE CORAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *