Destacada Cape Colvile
Isla Norte

14. Lo que no se sabía de Coromandel – Nueva Zelanda

DE LA CUEVA DE LA CATEDRAL A LA BAHÍA DE LA SOLEDAD

Chums1Nuestro próximo objetivo era ir a visitar New Chums Beach. Una playa catalogada por varios rankings dentro del TOP 10 de las mejores playas del mundo. No teníamos apuro en conocer semejante monstruo así que, después de pasar una nueva noche en Whitianga, donde tuvimos el agrado de asistir a una especie de ceremonia de recibimiento de algún barco militar, nos fuimos a conocer una playa mas: Lonely Bay. Esta bahía está exactamente al lado de Cook´s Beach. Cook´s Beach es un pequeño pueblito que tiene playa en toda su extensión, una playa muy tranquila y muy bonita. Esta es una de las playas en la que dicen que el capitán Cook desembarcó cuando “descubrió” Nueva Zelanda. Nosotros decidimos no ir a esta playa e ir directamente a Lonely Bay. Haciendo honor al nombre, estábamos solos. Cada tanto aparecía alguna pareja para venir a hacernos compañía pero estaban un rato y se iban. En esta Lonely Bayplaya disfrutamos, realmente, del mar. Estaba particularmente movido y con unas olas muy grandes que nos permitieron poder entretenernos un rato ahí. Como dato extra, Lonely Bay tiene al lado un lugar que se llama “Shakespeare Cliff”. Para llegar, hay que caminar un rato hacia la parte de arriba del monte desde Lonely Bay y así es cómo van a llegar a este acantilado. Desde aquí se pueden apreciar las playas de Cooks Beach, Lonely Bay y algunas otras de las que no me sé el nombre. Además, a lo lejos, se pueden divisar todas las islas que pueden identificarse en las fotitos que muestran una vez que estas arriba del Shakespeare Cliff.

A DERRIBAR EL MITO DEL TOP 10

Chums BeachBueno, el titulo es engañoso ya que no pudimos derribar ningún mito. La playa es tal cual, una de las mejores… Después de dejar Lonely Bay, nos fuimos a dormir al pueblo de Coromandel. A todo esto, Coromandel es uno de los peores pueblitos que visitamos. Su atractivo principal es el puerto pero mas allá de eso, no tiene ni siquiera un supermercado digno. Al momento de elegir una ciudad base, sin dudas, la que se tiene que elegir es Whitianga. Nos despertamos a la mañana siguiente, en Coromandel, con el miedo de que nos pudieran hacer una multa por la cantidad de policías que había dando vueltas por las calles. Y como es sabido en Nueva Zelanda, no está permitido el “Free Camping”, es decir que New Chums1no se puede dormir en cualquier lugar. Para eso hay lugares designados. Y nosotros, al tener una campervan, en general, no respetábamos esta regla. Pero bueno, era un riesgo que decidimos correr. En fin, despertamos y salimos hacia New Chums Beach. Tal como habíamos leído, al llegar a la playa, hay que hacer un breve paso por una masa de agua para llegar al camino rocoso que, luego de 40 minutos, te lleva a la playa paradisíaca. Luego de unos minutos de camino de selva y al atravesar las ultimas palmeras, se abre paso New Chums Beach. Una playa rodeada de dos grandes formaciones de rocas, agua templada y de color turquesa cuando el sol la iluminaba. Una playa llena de vegetación y poco amontonamiento de gente. Encontramos nuestro lugarcito debajo de un árbol y allí pasamos nuestro día, contemplando la belleza del lugar, almorzando y descansando. Pasamos el día de manera súper relajada y súper contentos de haber hecho caso a las recomendaciones y de haber venido a visitar esta playa. Una playa más que recomendamos desde Vamos Viendo Trip. Pero eso no es todo, ahora viene la frutilla del postre.

UN DESCUBRIMIENTO SIN PRECEDENTES

Camino a ColvilleCuando abríamos el mapa de Coromandel, podíamos ver que New Chums Beach estaba bastante al norte. Pero todavía quedaba un pedazo de península más arriba, del que nunca habíamos oído hablar ni tampoco habíamos leído sobre ello en ningún blog. A nosotros nos gusta recorrer todos los lugares que podamos siempre y cuando nos alcance el tiempo que disponemos. Como en este caso no había ningún reloj que nos corriera, enfocamos nuestros ojos sobre el mapa y leímos que nuestro próximo destino era Cape Colville o Cabo Colville. Un lugar al que no le pusimos muchas expectativas porque nunca habíamos oído hablar de él. Y hacia allí nos dirigimos desde Coromandel. Un camino sinuoso, 40km que tardamos más de una hora en hacer debido a sus caminos de piedrita y de curva y contracurva continua. Nos cruzamos todo tipo de paisajes que nos dejaron con la boca abierta, colinas verdes acompañadas por un cielo nublado y las nubes que se mezclaban con la punta de las colinas. Luego, al girar en una curva podíamos ver esas mismas colinas pero esta vez, acompañadas por el extenso mar que por la altura en la que estábamos, parecía no tener fin. Seguimos nuestro camino sin saber que podíamos llegar a encontrarnos al final y después de todo… llegamos.

Cabo ColvilleLlegamos a la punta de Coromandel, llegamos a un lugar sin señal de teléfono y sin nada alrededor más que un lugar de camping y colinas alrededor. Entramos al lugar de camping y estacionamos nuestra campervan allí. Nuestra idea era solamente pasar el día, ya que veníamos con expectativas bajas… pero luego nos enamoramos de este lugar que parecía sacado de un sueño. Mucho color verde decorando los paisajes, saber que estábamos en el lugar mas al norte de la península y estar frente a este mar que no sabíamos dónde terminaba. Sin pensarlo mucho más, decidimos pagar el camping y quedarnos una noche frente al mar en la zona mas al norte de la península de Coromandel. Desde el camping, y a través de la playa, podía verse la mismísima punta de la península, que parecía inalcanzable… y como somosEsto es Colville nosotros, dimos un paso mas y hacia allí fuimos. Caminamos sobre y entre las rocas, nos metimos en el mar para alcanzar el objetivo y después de una larga caminata, llegamos. Ahora sí, estábamos en la punta mas norte de la península de Coromandel. Al llegar, fuimos bendecidos por una lluvia hermosa acompañada por el sol. Y como suele pasar cuando se da esta mezcla de sol y lluvia, vino un arcoíris a hacernos compañía y hacer del día, un día aun mas perfecto. Jugamos al backgammon, jugamos al truco y nos comimos unos fideos para luego, irnos a dormir con la lluvia golpeando nuestro techo y el ruido del mar de fondo para hacer de la escena, una de las mejores hasta ahora vividas en el viaje. Gracias Coromandel por esta sorpresa… Creo que exprimimos este lugar al máximo… es tiempo de seguir avanzando y dejar a los demás que lo disfruten.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: