Destacada Nuevo Amanecer
Isla Norte

12. Adiós a Kati Kati – Nueva Zelanda

UN NUEVO AMANECER

NuevoAmanecerAmanecimos un día 13 (normalmente, número de la mala suerte pero este no era el caso) de enero con un aire renovado en la casa de Gran Hermano de Kati Kati. Ya solo quedábamos en la casa 3 argentinos (Lean, Belu y Nacho) y 2 franceses (Pierre y Quentin). La relación entre nosotros mejoró considerablemente, pasamos a tener buenas charlas, juegos y a compartir comidas y tragos. Algo que antes no sucedía, debido a la división que se sentía dentro de la casa. Habiendo vivido 11 personas en la casa al principio, se sentía que éramos pocos, pero no por mucho tiempo. Dos días más tarde llegaron Candy y Flor, un dúo de médicas recién recibidas que llegaban a la casa esperando encontrar la salvación para poder financiar su viaje alrededor de las dos grandes islas que componen Nueva Zelanda. No podemos describir con palabras las caras de ellas cuando llegaron a la casa y las recibieron los franceses para mostrarles las habitaciones. Dieron una vuelta y le presentaron al dueño. Lean, quien dormía en la suite presidencial, no cedió la cama codiciada y finalmente, después de deliberar un tiempo, se quedaron las dos chicas y Lean, todos juntos, en la suite ya que los otros cuartos no estaban bien presentables.

NuevoAmanecer2Dos días más tarde, el grupo volvía a crecer. Llegaba mi tocayo pero de “nacionalidad” tucumana. Nacho llegaba a la casa de Gran Hermano proveniente de Tauranga. Había estado viviendo allí un tiempo largo y lo cruzamos un día trabajando en una plantación y le contamos de la casa. Lo pensó unos días y se mandó a mudar con nosotros. Fueron pasando los días en la casa y fuimos descubriendo, entre otras cosas, que teníamos algunos visitantes que nos comían la comida, las Ratas se hacían presentes. No las veíamos nunca adentro (si las hemos visto afuera). Excepto Lean, que acusa haber visto a una entrando a uno de los placares de comida. Eso sí, las bolsas de pan o harina, aparecían con agujeros y todas mordisqueadas. De todas maneras esto no nos impidió, a todos los que estábamos ahí, a seguir trabajando todos los días en los que no había lluvia para poder seguir ahorrando para cumplir el objetivo de irnos a dar una vuelta por Nueva Zelanda con la plata ahorrada.

AMERICA LATINA EN KATI KATI

NuevoAmanecer4Finalmente, Pierre y Quentin, quienes había tenido muy buena onda con todos los que ahora habitábamos la casa, ya habían cumplido con su presupuesto buscado y se habían ido hacia Gisborne para seguir conociendo. Como siempre, cuando dos se van, entran otros tantos. Y así fue como un par de Chilenos llegaron a la casa: Matias y Pablo. Y al día siguiente, el Brasilero Gabriel llegaba para conformar un equipazo en la casa. Ahora si, éramos 9 personas nuevamente. Por suerte, Flor y Candy habían podido hablar con Jimmy (el supervisor) para que les diera un auto para moverse ya que los 7 chicos que habían llegado, no tenían transporte para ir moviéndose de plantación en plantación. Y así, después de haber cumplido un mes en Kati Kati y habiendo conformado el equipo de los sueños, con gente con todo tipo de habilidades artísticas, decidimos dar un paso más y partir. Habíamos tomado la decisión de irnos de Kati Kati hacia nuevos rumbos. Y con la decisión tomada, la comunicamos a nuestros compañeros de casa. Se comenzó a preparar la despedida.

Adiós Kati Kati

NuevoAmanecer6Llegó el Domingo 28 de Enero. Ese día amanecimos sabiendo que nos íbamos después de estar un mes en un pueblo que nos había traído buenas y malas. Pero por suerte pudimos irnos rodeados de gente con una energía espectacular. Fuimos a trabajar, pasamos el día en la plantación con todos nuestros compañeros, tuvimos los recreos, almorzamos y nos volvimos a la casa. Entre todos compramos unas pizzas, unas cervezas y algunos whiscolas. Babú, nuestro compañero indio de la casa nos había prometido cocinarnos unos “Paranthas” para despedirnos y además cocinó un Curry de garbanzos espectacular. Estábamos rodeados de buenísima gente, con buenísima energía e intenciones y sobre todo, con los mejores deseos para nosotros. Se hizo la noche y disfrutamos de un gran banquete entre todos, comimos y bebimos, jugamos y charlamos. Matias, el chileno, nos deleitó con un rap improvisado en el que nos dedicó unas palabras y Gabi, el Brasilero, nos dedicó “How does it feel” the Bob Dylan con su armónica. Esa misma noche, también descubrimos que Flor era una cantante espectacular, acompañada por su Guitarra y además, junto con Candy nos regalaron un baile indio para el olvido mas que para el recuerdo :). Algunos de los chicos nos dedicaron algunas palabras y entre abrazos y lindas palabras nos fuimos a descansar para poder levantarnos a la mañana siguiente y comenzar una nueva etapa de nuestra aventura. Nuestro primer paso era en la península de Coromandel, precisamente íbamos a comenzar en Pauanui: Un pueblito muy pequeño pero con unas playas muy lindas (como casi todo NZ). Adiós Kati Kati y muchas gracias por todo lo que nos diste. Hora de cerrar una etapa para comenzar otra. Hora de decir adiós a personas de gran valor para descubrir y saludas a nuevas. Hacia allá vamos nosotros, hacía allá vamos Nacho y Belu. Hacía allá vamos… Vamos Viendo Trip.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: