Destacada Rotorua
Isla Norte

8. Año Nuevo, Hakuna Matata & Rotorua – Nueva Zelanda

LA CARAVANA MÁGICA

La banda en año nuevoY así salimos en caravana, para Matata, desde Kati Kati. El plan era que cada uno de los autos comprara algunas cosas para picar entre todos, para compartir, en año nuevo y que a la hora de la cena íbamos a parar todos en Te Puke a comer unas pizzas en Domino´s Pizza. Salimos después de trabajar 8hs, fuimos a bañarnos y salimos para el supermercado a comprar unos quesitos, papitas y algunas bebidas. A todo esto, un tema muy importante que no tuvimos en cuenta es que los maories, cenan muy temprano. Nos acordamos ya cuando estábamos llegando. De todas maneras, siguiendo con la historia… Llegamos a Te Puke, paramos en la pizzería y nos colgamos largo rato charlando entre pizzas, coca y cerveza. Cuando nos dimos cuenta ya eran las las 21:00hs y estábamos saliendo desde Te Puke hacia Matata. Estuve todo el viaje pensando que no estábamos siendo respetuosos con ellos que nos invitaron. Deberíamos haber llegado a las 19:00hs y estábamos llegando a las 22:00hs, más o menos… Para la proxima, aprender a ser mas respetuoso con la otra cultura.

FOGÓN EN LA PLAYA Y RENOVACIÓN

Fogon en la playa en año nuevoLlegamos a Matata y nos fuimos para la dirección a donde nos había indicado Maakere. Un lugar descampado con varios colectivos y caravanas paradas. En un costado del descampado, un tacho grande repleto de maderas prendidas fuego. Y alrededor del fogón estaban Peter, Maakere, Mere y Danny (cuatro de los Maories los otros vecinos del descampado, que vivían en sus caravanas y sus colectivos. Y así, tal como habíamos sospechado, llegamos tarde y ya habían comido todos. Tenían preparado un asado enorme para todos los que habíamos llegado y para nosotros habían tenido la delicadeza de prepararnos una variedad de ensaladas y otras cuestiones para que podamos comer bien y tranquilos. De más está decir que no nos reclamaron absolutamente nada e incluso nos siguieron invitando con sus bebidas y a compartir sus lugares. Realmente, estábamos de invitados en su festejo de Navidad. Fue una sensación muy linda.

HAKUNA MATATA

Maakere y Belu Año NuevoY se hicieron las doce de la noche en la playa y a la luz del fogón recibimos el año nuevo. Fuimos dando vuelta alrededor del fuego y nos entrelazamos en un gran abrazo con toda nuestra familia Maori. Maakere, nos abrazó de una manera tal, que jamas me hubiese imaginado. Un abrazo que transmitía un cariño, un cuidado y una preocupación por nosotros que nunca pensé que podríamos encontrar acá. Luego vino Mere, llena de entusiasmo y alegría, motivándonos a vivir el momento de la misma manera que ella. Por último, Peter, quien con su abrazo nos transmitía sus buenos deseos, su cariño y sus ganas de que todo lo que hagamos, nos sea bueno y provechoso. Provechoso, sobre todo, desde el punto de vista emocional y de crecimiento personal. Así, todos contemplando el fuego, enviamos nuestras malas experiencias que nos dejó el 2017 al fuego, para que se hagan cenizas y además, quemamos nuestros buenos deseos para que se transformen en humo, vuelen libres y se materialicen en nuestras vidas. El 2018 nos encontró sin preocupaciones, en Nueva Zelanda, viviendo el día a día y metiéndonos en cada momento y en cada experiencia que estábamos transitando.

RECIBIENDO EL 2018 EN KAWERAU

Cartas en año nuevoTerminamos nuestro festejo de año nuevo con todos nuestros nuevos amigos. Y ya organizamos para llevar a Nashua y Manu a conocer las cascadas de Kawerau (Tarawera Falls) y luego ir a dar una vuelta a las piletas calientes (Gratuitas… recalco una y otra vez). Nos despertamos el primero de enero en Matata, frente a la playa y despidiéndonos de Maakere, Mere y Danny, nos subimos una vez mas a la ruta. Fuimos a dar una vueltita por Matata y nos pusimos a desayunar en el parque junto con los uruguayos y después ya arrancamos para las cascadas. Esta vez, encarábamos el paseo a las Tarawera Falls de una nueva manera. En la excursión anterior, yo había intentado llegar hasta la base de la caída pero no tuve éxito ya que me parecía que la corriente era demasiado fuerte. Esta vez no quería dejar pasar la oportunidad. Llegamos a las Tarawera Falls y con Belu, sin dudarlo, decidimos bajar y meternos. Empezamos a caminar entre los arboles caídos en el agua, las rocas y la corriente tirante, que se nos presentaban como obstáculos. Y después de ir intentando muy cuidadosamente Tarawera Fallsacercarnos, llegamos a nuestro objetivo. Ahí estábamos, nosotros dos, sentados en la base de una caída violenta de agua. Nos quedamos varios minutos contemplando el maravilloso espectáculo que nos ofrecía la naturaleza…Cuando logramos, finalmente, salir del trance, volvimos sobre nuestros pasos para reencontrarnos con Nashua y Manu que nos esperaban en el inicio del rio. Con una gran experiencia realizada, salimos del bosque por donde vinimos y nos fuimos hacia las piletas calientes (GRATUITAS!!!) de Kawerau donde nos íbamos a encontrar con el resto del pelotón que se había quedado pasando el día haciendo diferentes actividades en la playa. Una vez que llegamos, nos comimos una breve picada de queso y papas y nos metimos directamente en la pileta caliente con el hidromasaje, donde estaban esperándonos todos los otros chicos. Desde que llegamos hasta que las piletas cerraron, nos quedamos metidos ahí adentro charlando con Peter, mientras los franceses compartían una charla con otro grupo de maories que habían conocido ahí mismo. Cerraron el predio pero antes nos dimos una ducha y con Belu decidimos ir a darle un beso de despedida a Mere a su casa, ya que no sabíamos cuándo la íbamos a volver a ver.

#VAMOSVIENDOTRIP A ROTORUA

Tarawera FallsYa en lo de Mere, nos quedamos un rato jugando al UNO con todos los que iban cayendo e incluso la tía de Mere nos preparó unas galletas caseras. De las mejores que hemos probado. Habremos estado jugando al UNO por dos horas y mientras íbamos jugando, charlábamos. En esa misma charla, salió la posibilidad de un nuevo viaje. El 02 de Enero, también era feriado en Nueva Zelanda, así que no íbamos a trabajar. No sabíamos muy bien para dónde disparar, nuestra primera opción fue volver a las playas de Mt. Maunganui, pero el bichito de conocer algo nuevo nos picó. Queríamos un lugar con todo por descubrir. La opción de ir a conocer Rotorua saltó frente a nuestros ojos y no la dejamos escapar. A las 21:30 salimos de la casa de Mere con la dirección entre ceja y ceja. Un camino MUY complicado para hacer de noche, lleno de curvas y contracurvas y con una oscuridad que te abarca (TENER MUCHO CUIDADO!). Ya muy cansado después del año nuevo, encontramos un aparcamiento en Rotorua, ideal para dormir y hacia allí nos lanzamos.

RotoruaLos primeros calores de la mañana ya nos hicieron dar cuenta qué clase de lugar era Rotorua. Nos levantamos temprano y el olor a azufre que se sentía en el lugar era importante. Por donde caminaras en la ciudad, se iban viendo diferentes fumarolas. Una cosa muy extraña. La ciudad es conocida por su actividad Geotérmica y cuenta con geiseres y piletas de lodo caliente. Como principal actividad turística, tienen un lugar que se llama «Wai-o-Tapu Thermal Wonderland». Para ingresar a este lugar, se deben pagar NZ $32,50 y para recorrer el lugar entero, se deben disponer unas dos horas, aproximadamente. Tiene un lugar para comprar recuerdos y cuenta con un café para comprar cosas para comer y tomar. Es MUY recomendable ir un día que esté fresco o al menos esté nublado. El calor que hace en ese lugar es impresionante. Se recomienda llevar gorro y estar muy bien hidratado. Los gases que se producen en el lugar pueden llegar a generar algún malestar.

Rotorua2Al llegar, te dan una lista de las 25 atracciones que componen la «Thermal Wonderland». Los lugares más destacables del lugar son: las piletas de champagne y luego las pasarelas por las que se puede caminar rodeando los arroyos calientes. En todos los lugares por los que fluye algo de agua hay carteles que indican que es peligroso, las aguas están a temperaturas mayores a los cien grados. Los bosques que componen el lugar, están, casi todos como anaranjados, producto de los gases que se emanan en el lugar igual que el resto de los lugares: en casi todos lados hay algo de color naranja o verde producto del arsénico, el azufre, el antimonio, y todos los demás gases que se emanan. Por ultimo, como cierre del recorrido, tenemos el «Devil´s Bath». Una gran pileta de color verde fosforescente.

Devils Bath

Finalizamos el recorrido y al salir de la «Thermal Wonderland» unos carteles nos guiaron a las piscinas de lodo, pasamos un rato por allí para conocerlas y después nos fuimos a terminar nuestro día de descanso en Rotorua, en las piscinas calientes. Un complejo llamado Waikite y cuya entrada cuesta NZ$ 18. El lugar cuenta con 5 piletas calientes con temperaturas que van desde los 36 a los 42 grados, exclusivamente para relajar los músculos y el cuerpo. Después de disfrutar del lugar por cuatro horas, dejamos Rotorua para volver a nuestra casa en Kati Kati acompañados por una noche espectacular de luna llena. Al día siguiente sería 3 de enero y deberíamos volver a trabajar. Un freno en el recorrido de #VamosViendoTrip para volver a trabajar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *